RETRATO DE ESCRITOR CON PERRO

Accesit y mención especial premio Vivendia-Villiers 2012




LA GASOLINERA DE COLORES

(lectura de los primeros capítulos)

I Premio Nacional de Novela Alcorcón Siglo XXI


-El mal siempre triunfa; prueba de ello es que nosotros dominamos el mundo.
-¿Quiénes sois?
-Los humanos, por supuesto; tú también.
-Yo no soy como vosotros, aunque soy humano.


HUMO DE HÉROE

Cuando Saúl conoció al pobre Fidel, no lo consideró como un hito en su vida; abandonó el recuerdo a los pocos minutos del suceso. Que el antiguo sargento Saúl Barroso olvidase a un semejante era consustancial a su indolencia. Y que el diminuto Fidel fuese ignorado por la memoria de los demás, también entraba en lo habitual de su circunstancia. A pesar de confabulación tan propicia para que estos dos nunca volvieran a reconocerse, ocurrió lo contrario; ambos terminarían por engarzarse en el transcurso de sus historias después del primer encuentro.

ENTRE ANIMALES

Dos días antes de que la muerte de Laura fuese noticia y de recibir la llamada telefónica de su olvidada familia, sucesos sin relación entre sí, Bernabé padecía el turno de noche con el mal humor del sueño trastocado.
Aún faltaban varias horas para el amanecer y alejarse de aquellos ancianos torpes y quejumbrosos, que le pedían el imposible de una alucinación o la molestia de algunas palabras, aparte de los cuidados normales del transporte y la limpieza. De todas formas, no era un mal trabajo acarrearlos a la cama, al baño, al comedor y, por fin, al ataúd; pero las noches se le hacían largas con sus horas detenidas en el vacío y el silencio, iluminadas por fluorescentes que derramaban su brillo blanco por pasillos solitarios, junto con el zumbido de alguna reactancia defectuosa. La medida del tiempo es contagiosa, y conviviendo con viejos los minutos dilatan su apariencia hasta la inmovilidad del hastío.

LA IRA DEL HOMBRE TIBIO

Las arañas de patas metálicas se incrustaron en lo más profundo de su cerebro y despertó como si almacenase una pulpa deforme dentro del cráneo. Lo peor era que la masa parecía crecer e intentaba expandirse más allá de los límites óseos. Despejó un poco más la niebla del sueño y la realidad se hizo evidente. Lo primero que vio fue la botella de coñac mediada que reposaba sobre la mesa junto a una copa sucia y vacía. Cuando la memoria se quitó de encima todo el sopor que la atrofiaba, Sabas despertó por completo. Le dolía la espalda y el cuello.


ANTOLOGÍAS (Varios autores)


"Microantología del microrrelato uno y dos"


Antología de relatos de Poe y versiones de los mismos.

                 

Antologías sobre relatos de misterio.

De F.Argüelles, Verástegui y L.Cerrolaza.

Incluye mis Cuentos Tan Cortos de la portada (más algún que otro) y microcuentos de los  dos autores antes mencionados.

"El hombre que se ríe de todo". Antología de relatos de humor.